La negra tetona no es supersticiosa